La Sala Caliente

El subsuelo de la Sala Caliente (“Caldarium”) estaba formado por muchos canales pequeños entrecruzados que recibían el calor del horno de madera casi directa, por lo que hay que imaginarse que la temperatura debería ser muy elevada en este lugar.

La sala tiene dos compartimentos a cada lado, cada uno de ellos con una pila, una para el baño caliente y otra para el frío.

En el compartimento de la derecha está la pila conocida como el Baño de la Sultana. La pila del compartimento de la izquierda es más grande y se conoce como el Baño del Sultán.

Sobre esta pila hay un nicho en el que puede leerse una inscripción dedicada al constructor de estas estancias: Yusuf I.

Dos grifos daban salida el agua fría y a la caliente.

Sala Caliente de los Baños Reales de la Alhambra

Sala Caliente de los Baños Reales de la Alhambra

La sala colindaba el horno, por lo que debía ser la que alcanzaba mayores temperaturas. Se cree que la temperatura pudiera superar los cincuenta grados centígrados.

En una esquina había un depósito adosado el horno por donde el agua, suministrada por la caldera, mantendría una temperatura bastante alta.

Seguramente, esta agua se vertiría sobre el pavimento para formar vapor.

Para calentar el agua, hubo tres calderas, las cuales parece que se vendieron en el siglo XVIII.

El horno, de ladrillo y alimentado por leña, comunicaba por canales las salas caliente y templada.

La leña para el horno del baño llegaba desde el bosque por el Callejón de Leñadores que iba desde la puerta del bosque hasta la entrada del horno, en lo que hoy en día es la galería Oeste del Patio de Lindaraja.

La vecina Sala de los Secretos sería una simple leñera.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando…

Send this to a friend