La Torre de los Picos

La Torre de los picos, vista desde el exterior, es la más peculiar, especialmente por la forma de sus almenas en forma de pico, de las que toma su nombre.

En época musulmana debió ser una de las más importantes, ya que en ella se encontraba la puerta por la que se accedía de la Alhambra al Generalife: la Puerta del Arrabal.

La Torre de los Picos vista desde la Cuesta de los Chinos

La Torre de los Picos vista desde la Cuesta de los Chinos

Fue levantada a fines del siglo XIII o comienzos del XIV. La Torre de los Picos es conocida con ese nombre gracias a unos elementos con forma de ménsulas que sobresalen en la cara exterior de la planta alta.

Servían como balcones volados para, desde arriba, controlar toda la vertical de la torre y de la planta situada en su base.

Esta puerta era el paso obligatorio para quienes iban o venían del Generalife.

En época cristiana se le añadió un baluarte exterior, quedando la torre y la puerta en el interior. Como puerta exterior, la del baluarte, se llama Puerta de Hierro.

Esta puerta cristiana y el baluarte pueden verse desde la Cuesta de los Chinos.

Servía para defender una entrada de la fortaleza que comunicaba con el Generalife.

Un pasadizo, que termina en la Puerta del Arrabal, conduce a los cuarteles y baluarte que formaban la defensa de dicha fortaleza.

Tenemos por último la Puerta de Hierro, que fue reconstruida junto con el baluarte por los Reyes Católicos.

torre de los picos, alhambra

Ilustración: Parcerisa, F.J. (dibujante). J. Donon (grabador). Urrabieta (figuras)

Su interior se compone de 3 cuerpos, formando un conjunto misterioso y fantástico que inspiró a Washington Irving para describirnos al poderoso y rico judío Almamen, que se escondía por este paraje para buscar los medios de venganza contra el seductor de su hija, en uno de sus «Cuentos de la Alhambra».

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando…

 

Send this to a friend